Fundamentos de la paleodieta y “paleo estilo de vida”

Hola a tod@s!!

Hoy me apetecía aportados sabiduría más que una receta. Os presento estos 8 fundamentos en los que queda plasmado nuestro diseño evolutivo, y como nuestros genes pueden desvelarnos muchas respuestas.

Para esta entrada me he basado en una ponencia de José Enrique Campillo Álvarez, medico especialista en nutrición y alimentación, catedrático de Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura. Su labor investigadora se ha desarrollado a través del estudio de diversos aspectos relacionados con la diabetes, la nutrición humana y el ejercicio físico. Su producción científica se ve reflejada en los numerosos artículos en revistas especializadas, capítulos en libros y libros completos relacionados con su especialidad. Miembro de numerosas sociedades científicas españolas y de la European Association for the Study of Diabetes. Interesado en el enfoque de la llamada “Medicina Darwiniana y Evolucionista” acerca de las enfermedades de la opulencia (Síndrome Metabólico y enfermedades asociadas) escribió el libro sobre la evolución humana, la nutrición y la insulino resistencia, titulado “El Mono Obeso“, en 2004. Esta nueva rama de la medicina considera que la mayor parte de las enfermedades se ocasionan de una incompatibilidad entre el diseño evolutivo de nuestro organismo y el uso que de él hacemos.

Os recomiendo encarecidamente los libros de José Enrique si os gusta la biología, la historia, la medicina… están escritos de manera clara, cercana, concisa y muy cercana.

Vamos a por mi resumen de sus 8 fundamentos:

PRIMERO: Tenemos una gran capacidad para transformar la frutosa a través del hígado en grasa. La fructosa es más lipogénica que la glucosa. Esto es una mutación genética que nos benefició antiguamente. Lo mismo le pasa a las ocasiones y hacen “hígado graso” o “foie gras”… La fructosa permitió evolucionar a nuestros ancestros. SEGUNDO: Perdimos la capacidad de sintetizar Vitamina C a partir de la glucosa. Ni los simios, ni nosotros los humanos, ni tampoco las cobayas tenemos la enzima responsable de esta síntesis (L-gluconato oxidasa). La pérdida de esta capacidad antioxidante permitió que muchas de las mutaciones se pudieran llevar a cabo y se multiplicaran y nuestra especie pudiera evolucionar. Es por eso que hoy nos vemos encadenados a la ingestión diaria y abundante de Vitamina C.

TERCERO: Pérdida de gen Uricasa, que es el gen responsable de transformar el Ácido úrico a Alantoína para poderlo eliminar. Es por esta falta que las purinas que ingerían a terminan convirtiéndose en Ácido úrico que no podemos eliminar.

Evolutivamente esta mutación persistió ya que ancestralmente la dieta no contenía apenas sal, con lo cual la tensión arterial era baja, y nosotros somos los únicos animales que tenemos el cerebro más alto que el corazón. Pues bien, el Ácido úrico se comporta en parte como el sodio para aumentar la presión arterial y así poder llegar la sangre al cerebro. Se dice que este aumento de Ácido úrico debido a la pérdida de la enzima antes mencionada ayudó al proceso de bipedestación humano (caminar con las dos piernas) ya que el mono podría entonces elevar más la cabeza.

CUARTO: Dado que somos “Hijos del hambre” nuestros antecesores desarrollaron mutaciones que proferían bengalas para los tiempos de escasez, teniendo un metabolismo de asimilación rápida y gasto energético lento, conocido como “El Gen Ahorrador“.  Hoy en día hay 34 génes ahorradores definidos, y contra más de estos génes ahorradores tengamos en nuestro cuerpo más capacidad para almacenar grasa presentaremos.

QUINTO: Como no teníamos garras ni otros mecanismos de defensa se nos desarrolló más la parte creativa, como por ejemplo utilizar instrumentos para cortar piel, carne y limpiar huesos, etc. Hemos sido carroñeros, y genéricamente somos carnívoros, esto es así. El cerebro y el intestino son los órganos con mayor gasto energético uno tiene que ser más grande que el otro, si los dos fueran grandes el gasto energético sería tan grande que la especie no hubiera podido existir.

Somos carnívoros con posibilidades de comer vegetales, por eso tenemos un intestino delgado largo y un colon corto, los herbívoros por el contrarios tienen un gran intestino y un cerebro pequeño. Todos los carnívoros somos insulinoresistentes y los herbívoros son insulinodependientes.

SEXTO: Para fabricar un cerebro se necesita mucha grasa. Para ello ayudaron mucho los ácidos grasos provenientes de lagos y mares, es decir pescados y frutos del mar y también los ácidos grasos del tuétano de los huesos.

Como curiosidad os diré que la leche materna tiene una proporción de ω6:ω3 de 1:1 es decir, que tiene la misma proporción de ácidos grasos omega 6 que de omega 3. Este balance también está presente en las carnes de pasto, que son aquellas carnes que provienen de animales que están en movimiento, de animales libres. Este balance 1:1 se alteró en el neolítico con la entrada de granos y cereales pudiendo ser hoy en día de ω6/ω3=16 en EEUU.

Deberíamos evitar ingerir ω6 por encima de los ω3.

SÉPTIMO: No existe ningún ser vivo que obtenga alimento sin aplicar capacidad de movimiento. El ejercicio físico es una parte de la alimentación.  El problema es que vivimos en una sociedad de opulencia donde no tenemos que hacer grandes esfuerzos para encontrar comida en cualquier lugar y sin apenas esfuerzo. Lo coherente sería que el esfuerzo del movimiento se viera recompensado con el alimento. 

OCTAVO: Todos los animales reaccionan a las agresiones externas o peligros con una contracción muscular.  La palabra “estrés” la conocen hoy en día grandes y pequeños, por desgracia. El ser humano hoy en día soporta todo tipo de amenazas sin poder mover ni un músculo, todas las hormonas se activan para responder a la “amenaza” pero no salimos corriendo y hacemos contracción muscular, así que todo el trabajo hormonal que prepara esa grasa para obtener energía y huir de la amenaza queda perdido y además acumularemos esta grasa. Las siguientes imágenes son bastante explicativas de lo que sucede.

CONCLUSIÓN:

Como conclusión podríamos decir que según la medicina Darwiniana la mejor manera de tener salud y felicidad es ajustar lo más que podamos nuestro diseño evolutivo a nuestra forma de vida actual.

Nuestros genes han cambiado menos de un 0,5%, así que somos genéticamente idénticos a los paleolíticos, por eso tenemos que ser lo más paleolíticos posibles, pero sin tonterías,  no tenemos que salir a cazar pollos y comerlos crudos, ir con taparrabos, ni nada por el estilo.

Un alimento o un estilo de vida será más natural y más saludable cuanto más tiempo haya estado en contacto con nuestros genes. Hemos comido grasas saturadas desde el momento inicial. Sólo hace unos 10.000 años (333 generaciones) introducimos los cereales y las legumbres. Sólo hace 6.500 años (215 generaciones) el alcohol.  Sólo hace 6.300 años (206 generaciones) los productos lácteos.  Sólo hace 6.000 años (200 generaciones) se introdujo la sal. Y finalmente sólo hace unos 500 años (16 generaciones) se introdujeron los azúcares de alto índice glucémico. (1 generación con aproximadamente 30 años). Con esto quiero decir que es imposible que nuestro organismo se haya adaptado a esos azúcares de alto índice glucémico que nos avasallan a todas horas y en todos lados, lo mismo para el alcohol, la sal e incluso para los cereales, y que la típica excusa de “esto se ha comido toda la vida” realmente, extrapolado a nuestra evolución, no es nada, ese “toda la vida” es ínfimo.

Deberíamos restringir el consumo de aquellos alimentos que se incorporaron más recientemente a nuestra dieta y que han estado poco tiempo en contacto con nuestro genoma. Y ciertamente, 10.000 años son realmente pocos.

Espero que os haya gustado esta entrada, que os haya enseñado algo y que os haya despertado el “gusanillo” de aprender cositas nuevas y buscar informacion. A mí estos temas me apasionan, nunca lo hubiera pensado, pero me puedo pasar horas leyendo este tipo de información.

Un fuerte abrazo!!

Anuncios

5 comentarios en “Fundamentos de la paleodieta y “paleo estilo de vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s