“Persistencia a la LactAsa en la vida adulta” & “Intolerancia a la LactOsa”

Hola a todos!!!

Para empezar a hablar de este tema tan polémico hay que empezar dejando claros algunos conceptos, así que primero me gustaría que leyerais lo que os cito a continuación y al final haré una conclusión. Ya sé que parece que hay mucha letra….lo he intentado resumir, pero si realmente queréis entenderlo es necesaria la explicación.

Os quiero hablar de la Lactosa y de la Caseína de la leche:

La leche está compuesta principalmente por agua, materia grasa, proteínas (caseína), hidratos de carbono (lactosa) y calcio.

La LACTOSA es el azúcar que se encuentra de forma natural en la leche. Para digerirla, el organismo humano precisa de la enzima lactasa que se produce normalmente en la mucosa intestinal, y que transforma la lactosa en unidades más pequeñas (glucosa y galactosa). La intolerancia a la lactosa es una afección de las microvellosidades intestinales debida a que el organismo produce poca o ninguna cantidad de la enzima lactasa, que se deriva en una imposibilidad de metabolización de la lactosa. La causa de intolerancia a la lactosa puede ser congénita, o adquirida. Esta última puede ser parcial o total y puede iniciarse en la infancia, adolescencia o en la edad adulta. Los síntomas suelen aparecer de los 30 minutos a las 2 horas después de haber ingerido alimentos que contengan lactosa, generalmente acompañados de flatulencia, cólico intestinal y diarrea. Los síntomas desaparecen entre 3 y 6 horas más tarde. Estos se deben a que la lactosa no digerida en el intestino delgado, pasa al grueso y allí es fermentada por las bacterias de la flora intestinal produciendo hidrógeno y otros gases.

Deficiencia primaria de lactasa

Está causada por el descenso fisiológico de la secreción de lactasa que ocurre con la edad en todos los mamíferos. No obstante, en los seres humanos se han desarrollado mutaciones genéticas que permiten la secreción de la lactasa durante la vida adulta (persistencia a la lactasa en la vida adulta). Estas mutaciones se han producido durante la evolución humana varias veces de forma independiente, en diferentes zonas del mundo, probablemente relacionadas con la domesticación del ganado lechero durante los últimos 10.000 años. Múltiples variantes han permitido a varias poblaciones modificar rápidamente la expresión del gen que codifica la lactasa (LCT, por sus siglas en inglés ) y han sido fuertemente conservadas en las poblaciones que consumen leche durante la vida adulta. La persistencia de lactasa se hereda como un rasgo mendeliano dominante.

Deficiencia secundaria de lactasa

La malabsorción secundaria de lactosa se debe a una deficiencia de lactasa en las personas que mantienen la secreción de lactasa en la vida adulta, como consecuencia de enfermedades que provocan lesión de la pared intestinal. Entre éstas, cabe destacar: la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, infección gastrointestinal, enteropatías sensibles a proteínas de leche de vaca, algunos medicamentos como antinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina y el ibuprofeno; antibióticos, etc. o bien gastropatía diabética, síndrome carcinoide, cirugías abdominales, giardiasis,  malnutrición, enteritis actínica, enteritis regional, fibrosis quística, etc.

Deficiencia congénita de lactasa

La deficiencia congénita de lactasa es una enfermedad de la infancia extremadamente rara

La enzima lactasa, también llamada beta-D-galactosidasa, es sintetizada si al menos uno de los dos genes que la codifican están presentes. Solamente cuando la expresión de ambos genes está afectada se reduce la síntesis de la enzima lactasa, lo cual a su vez reduce la digestión de lactosa. La persistencia de la lactasa, permitiendo que se realice la digestión de la lactosa, es una mutación en el cromosoma dos, el alelo dominante. Por lo tanto la intolerancia fisiológica a la lactosa es una mutación autosómica recesiva que hace posible que algunos individuos continúen consumiendo leche fresca y otros productos lácteos a lo largo de sus vidas sin ocasionar alteraciones en su organismo por parte de la lactosa.

Por otro lado ahora tenemos que hablar de la CASEÍNA. La caseína comprende en definitiva la mayoría de las proteínas de la leche, al constituir aproximadamente un 80%, mientras que el 20% restante es suero. La caseína se trata de una sustancia de textura áspera y bastante espera, que aunque no es perjudicial para la salud, se utiliza incluso industrialmente en la fabricación de pegamentos de madera. Si comparamos la leche de vaca con la leche materna, la leche materna también posee caseína, pero en una menor cantidad que la leche de vaca. De hecho, la leche de vaca contiene más de un 250% de caseína que la leche humana.

Cuando la leche se digiere los diferentes productos secundaros como consecuencia de la descomposición bacteriana de la caseína causan la aparición de un moco espeso, pegajoso y bastante denso que se pega a las membranas mucosas. Este moco obtura el sistema respiratorio del organismo, de forma que no funciona con fluidez, lo que está relacionado con enfermedades como el asma, la rinitis y la sinusitis. ¿Y a qué es debida esa acumulación de mucosidades? Esta acumulación está causada por la carencia de mecanismos digestivos en el cuerpo útiles para descomponer la caseína correctamente.

La caseína es considerada como una proteína altamente inmunogénica. Esto significa que para su digestión demanda una alta producción de anticuerpos y otros complementos a nuestro sistema inmune, lo que puede llegar a agotarlo. Como consecuencia somos más vulnerables a las infecciones, siendo común también que aparezcan otras reacciones alérgicas debidas al aumento de producción de histamina. Es decir, la proteína de la leche puede comportarse de la misma manera que un antígeno, siendo considerado por nuestro organismo como un agente extraño y reacciona produciendo anticuerpos como si fuera un agente infeccioso.

RESUMEN

¿Es bueno o malo beber leche?

Desde el punto de vista de la lactosa deberíamos saber si la podemos digerir o no para saber si nos sienta bien o no nos estamos dando cuenta pero no la digerimos correctamente (y digo “no dar cuenta” porque si realmente no la estás digiriendo ya te habrás dado cuenta seguro porque te sienta fatal) o si quizás tenemos persistencia a la lactosa en la vida adulta y no nos afecta. El caso es que si lo quieres averiguar podrías hacer la siguiente prueba: durante un mes deberías eliminar de tu dieta la leche y cualquiera de sus derivados, pasado el mes vuelves a introducir lácteos en tu dieta y verás qué tal te sientan. Posiblemente observaras algunos cambios durante el mes de “limpieza de lácteos”.

Por otro lado, desde el punto de vista de la caseína deberíamos reducir o eliminar la leche en caso de problemas asmáticos o bien cuando estamos pasando un proceso de sinusitis, rinitis, o cuando estamos muy congestionados para no agravar la mucosidad que acompaña a todos estos procesos. En todo caso, si hacer la prueba de dejar un mes los lácteos también puedes analizar como reacciona tu cuerpo ante la caseína.

Así que la conclusión viene siendo algo así como : “Analízate” sólo tú tienes la respuesta a la pregunta de si la leche es buena o mala para ti.

Muchas gracias por leerme y espero haberos ayudado con vuestras dudas!!

Un abrazo!!!

 

 

 

Anuncios

Un comentario en ““Persistencia a la LactAsa en la vida adulta” & “Intolerancia a la LactOsa”

  1. Pingback: Las bases de mi alimentación. ¿De qué va toda esta historia Paleo? | Simplemente Lili

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s